Mermeladas

Mermeladas

La mermelada es la conserva más fácil de hacer y una forma estupenda de usar el excedente de fruta si tenemos algún árbol frutal o encontramos fruta a buen precio.

La preparación de la mermelada es muy fácil, y si usamos el robot Monsieur Cuisine es un juego de niños.

 La norma general es que se debe usar fruta que no esté muy madura y que sea rica en pectina, responsable de que la mermelada espese de forma natural y no cristalice al enfriarse.

Si utilizamos frutas que tengan poca pectina se deben mezclar con otras que tengan mayor contenido, añadir pectina o utilizar zumo de limón.

Entre las frutas ricas en pectina están los cítricos, las manzanas, arándanos, ciruelas y membrillos. Tienen una cantidad media los albaricoques, moras, ciruelas claudias y frambuesas. Las cerezas, higos, uvas, peras y fresas tienen poca cantidad de pectina.

La cantidad de azúcar depende un poco del gusto personal, como norma la proporcion es 50% azúcar 50% fruta. Debemos tener en cuenta que si no añadimos suficiente la mermelada fermentará y si añadimos demasiada cristalizará.

Para comprobar que la mermelada está en su punto :

  • Método 1: poner una cucharadita en un platito y dejar que se enfríe metiendo el platito en el congelador unos segundos. Comprobar la textura.
  • Método 2: Meter un vaso de agua en el congelador unos minutos. Cuando quieras probar la mermelada, deja caer una gota en el vaso de agua. Si se diluye se debe continuar la cocción; si se mantiene intacta la mermelada está en su punto.
  • Método 3: Poner una pequeña cantidad de mermelada en una cuchara que tendremos en la nevera o congelador. Dejamos unos segundos que la mermelada se enfríe y ponemos la cuchara vertical, si se desliza rápidamente hay que seguir cociendo, si queda espesa y apenas se desliza está en su punto.

Otra cuestion importante es el envasado de la mermelada. Yo el procedimiento que utilizo es cocer durante 15 minutos los tarros y las tapas, sacarlos con una pinza de cocina que también tendremos en el agua, ponerlos boca abajo según los sacamos para escurir bien el agua y luego colocar boca arriba encima de un trapo limpio. Los tarros se secarán solos enseguida. Colocar las tapas encima del trapo boca abajo para que se sequen.

Cuando la mermelada esté en su punto llenar los tarros dejando unos 2 cm hasta el borde. Cerrar inmediatamente con la mermelada caliente. Según se vaya enfriando la mermelada iremos oyendo un click que indica que se está haciendo el vacío en los tarros. 

Etiquetar los tarros con la fecha de preparación. La mermelada se mantiene perfecta durante un año por lo que no hay problema en preparar para todo el año.